Cómo escribir un artículo para el blog que funcione

Aunque muchas personas crean lo contrario, es imprescindible crear contenido para tu blog.

¿Por qué?

Porque es un contenido que, si está bien hecho, puede posicionarse a largo plazo.

Vas educando al buscador y poco a poco, te vas posicionando en Google.

Pero para ello, es muy importante no escribir un artículo de cualquier manera.

Un artículo, que pueda llegar a funcionar, debe estar estructurado de manera correcta.

Y en este, te voy a explicar las claves para redactarlo de la forma adecuada.

1. ¿Qué es un artículo?

Antes de empezar con toda la estructura y los pasos correspondientes, quiero definirte qué es un artículo.

Un artículo es una pieza de contenido que escribes y que, en este caso, va a ir publicada en tu blog.

Éstos suelen abordar temas específicos de tu nicho y debes diseñarlos para:

  • Informar.
  • Educar.
  • Entretener.
  • Inspirar.

¿A quién?

A tu audiencia.

Y puedes hablar de una gran variedad de temas dentro de tu temática:

  • Consejos prácticos.
  • Tutoriales.
  • Análisis de tendencias.
  • Opiniones.
  • Historias personales.

2. ¿Cómo escribir un artículo para tu blog?

Hay 4 pasos que debes tener claros a la hora de ponerte manos a la obra para redactar un artículo.

El primero es investigar.

Sí, debes investigar antes sobre el tema que vas a tratar para asegurarte de comprenderlo a la perfección para luego poder transmitirlo a tu audiencia.

En esta investigación busca otros artículos, ejemplos, datos estadísticos y otras fuentes que ayuden a potenciar tu contenido.

Segundo paso: Planificarte.

Porque no todo es ponerse a escribir y a ver qué sale de eso.

Error.

Antes de empezar a escribir debes hacerte un esquema detallado del contenido que quieres explicar.

¿Por qué?

Porque éste te ayudará a mantener el enfoque y evitar que te vayas por las ramas.

Tercer paso: Empieza a escribir y edita.

Una vez ya lo tengas todo planificado y detallado, comienza a redactar el artículo siguiendo la estructura que ya has establecido en el paso anterior.

Spoiler: En el siguiente apartado te explico qué estructura debe tener tu artículo.

Después de haberlo redactado todo, considéralo como un borrador. Vete a dar una vuelta, deja que pase un tiempo y cuando vuelvas, revísalo y edítalo.

Lo verás todo desde otro enfoque.

Aquí deberás corregir faltas de ortografía, errores gramaticales, podrás mejorar la calidad de tu contenido y eliminar contenido que antes parecía que sí era válido, pero ahora no.

Cuarto y último paso: Dale un formato y estilo propio.

Asegúrate que el formato sea limpio y legible, con un tamaño de letra adecuado y con márgenes amplios.

Muy importante, evita cambios bruscos en el tono durante el artículo.

3. ¿Qué estructura debe tener un artículo para tu blog?

Debes tener claro que la estructura puede variar dependiendo del estilo que quieras mostrar, del tema elegido y del objetivo del contenido.

Pero quiero explicarte la estructura estándar que se adapta a la mayoría.

  • Título: Éste debe ser claro, conciso y llamativo. Que capte la atención del usuario.
  • Introducción: Ésta debe presentar el tema del cuál hablarás en el artículo de una forma intrigante. Puedes incluir una breve descripción del problema, pregunta que provoque sensaciones, estadísticas que te hagan explotar la cabeza o anécdotas.
  • Cuerpo del artículo: Debes organizarlo por secciones y que cada una de ellas trate un aspecto específico del tema general.

Desarrolla tus ideas de manera coherente, con información y ejemplos que ayuden a argumentar tu punto de vista.

Utiliza subtítulos para ir dividiendo el contenido y facilitar la lectura del usuario.

  • Conclusión: Resume los puntos principales del artículo y escribe una conclusión clara y persuasiva. Aquí puedes recomendar o plantear preguntas para que el usuario reflexione.

Todo esto como puntos principales de una estructura general, donde en el siguiente apartado te explico sobre cómo redactar un artículo.

4. ¿Cómo redactar una entrada para tu blog?

Ahora llega el momento de unir el punto 2 y el punto 3, para convertirlo todo en un paso a paso para que puedas redactar de manera correcta tu artículo para el blog.

  • Estrategia: Define el propósito del artículo y qué objetivos va a tener. Hazte las siguientes preguntas:
    • ¿Qué quieres lograr con él?
    • ¿Quién es tu público objetivo?
    • ¿Cómo puedes relacionar el artículo con los objetivos de tu negocio?
  • Tema principal: Selecciona un tema que sea relevante y que pueda ser de interés para tu audiencia. Asegúrate que sea suficientemente específico y amplio para abordar un problema o responder una pregunta.
  • SEO On-Page: Investiga qué consultas hace tu audiencia en Google, escribiendo en el buscador la pregunta en cuestión, ayúdate de páginas web como Answer the Public, Answer Socrates o People Also Asked.

Incorpora las palabras clave de manera natural en el título, subtítulo, introducción y a lo largo del cuerpo del artículo.

  • Organiza el contenido: Crea una estructura para tu artículo, dividiéndolos en secciones claras y lógicas. Asegúrate que la progresión de ideas sea coherente y fáciles de seguir a la hora de leer.
  • Desarrolla el contenido: Redacta cada apartado con contenido relevante y valioso para tu audiencia.

¿Cómo?

Proporciónales información, ejemplos reales, estadísticas, ejemplos que respalden tus puntos, etc.

Utiliza un lenguaje claro y accesible, evitando tecnicismos que puedan provocar frustración en tu audiencia porque no saben los términos.

Esa frustración que puedes llegar a provocar en ellos solamente tendrá un resultado: que se vayan del artículo.

  • Introducción atractiva: Debes ser capaz de captar la atención del usuario desde el principio con la introducción. El tono que establezcas aquí, es el que debes seguir durante toda la entrada.
  • CTA (Llamada a la acción): Concluye el artículo con una llamada a la acción que anime al usuario a realizar una acción específica, como, por ejemplo:
    • Dejar un comentario.
    • Suscribirse a la newsletter.
    • Descargarse un lead magnet (recurso gratuito).

Importante que este CTA esté alineado con el objetivo del artículo y que sea capaz de proporcionar un valor al usuario.

  • Revisa y corrige: Exactamente igual que lo que se ha explicado anteriormente y añadiendo que debes asegurarte que los enlaces que hayas incluido en el artículo están funcionando correctamente y que, si has citado fuentes, están citadas de manera correcta.
  • Mide el rendimiento: Una vez hayas publicado el artículo en tu blog, es hora de monitorear el rendimiento utilizando Google Analytics.

Pero… ¿A qué métricas debes prestarle atención?

  • Tráfico.
    • Tiempo del usuario en la página.
    • Conversiones.
    • Compromiso del usuario.

Con estos datos podrás evaluar si el artículo ha tenido éxito o no y ajustar tu estrategia de contenido de cara a futuras publicaciones.

5. ¿Qué estilo y formato le puedes dar a tu artículo?

Este apartado, como siempre suele pasar, dependerá de tus preferencias y tu criterio de estética en tu página web.

Pero voy a darte unas pautas generales para seguir…

Tipografías y tamaños de letras:

  • Importante que utilices fuentes legibles para el texto principal. Normalmente si ya tienes una fuente definida en tu página web, ésta es la que también estará preestablecida a la hora ver el artículo en tu blog.
  • Utiliza un tamaño de texto entre 14 y 18 puntos, para así garantizar una legibilidad óptima en todos los dispositivos (diseño responsive).
  • Utiliza tamaños de fuente más grandes para los títulos y subtítulos para que resalten y faciliten la lectura al usuario.

Imágenes:

  • Puedes añadir imágenes relevantes que ayuden a poner en contexto lo que escribes y, sobre todo, de alta calidad. Éstas pueden mejorar la estética del artículo y provocar que el usuario siga manteniendo el interés para seguir leyendo.
  • Asegúrate que sean imágenes relacionadas con el tema del artículo y que sean visualmente atractivas.
  • Optimiza el tamaño de estas imágenes y que estén en formato de última generación (webp), para así mejorar el rendimiento del sitio web.

Extensión del artículo: Es común hacer esta pregunta sobre cuántas palabras debe tener aproximadamente el artículo del blog.

  • La extensión puede variar dependiendo del tema, enfoque y tu público objetivo. Pero, aun así, un artículo debe tener entre 800 y 1.500 palabras.
  • Eso sí, no te centres tanto en cumplir con la extensión y céntrate más en ofrecer un contenido de calidad y que el tema tenga la profundidad suficiente para que sea cubierto completamente. Y, sobre todo, satisfaga las necesidades y el interés de tu audiencia.

6. Herramientas para sacar ideas de contenido para el artículo del blog

Todo lo que he explicado puede estar muy bien, pero si estás saturado o se te han acabado las ideas para escribir en tu blog… ¿Qué haces?

No pasa nada, te voy a poner un listado de herramientas que te pueden facilitar la búsqueda de un tema que pueda interesar a tu audiencia en esos días grises de poca inspiración.

Las herramientas son:

  • Buscador de Google: Vas a Google y en el mismo buscador escribes palabras sobre el tema que te interesa hablar, como, por ejemplo: “Escribir un email” y ahí Google te dará sugerencias de lo que se suele buscar: “Escribir un email correctamente” “Escribir un email eficaz”, etc.
  • Google Trends: Te muestra las tendencias actuales y populares. Te permite explorar diferentes temas y ver qué términos están en aumento o ya empiezan a entrar en declive en términos de interés de búsqueda.
  • BuzzSumo: Te permite buscar temas populares en redes sociales y ver qué contenido está generando más interacciones entre los usuarios.
  • Páginas web como Answer The Public, Answer Socrates, People Also Asked, como te he comentado anteriormente.
  • Foros y grupos de Facebook, búsquedas en X (antiguo Twitter) a través de los hashtags, etc.

7. Conclusión

En definitiva, puede parecer muy sencillo escribir un artículo para tu blog, pero tiene su qué.

Porque puedes escribir miles y miles de entradas, pero deben tener una calidad y estructura adecuada para que estos luego trabajen por y para ti 24/7.

Piensa que crear contenido para tu blog es pensar en una estrategia a largo plazo, pensar y averiguar la intención de búsqueda de tu público objetivo para que luego acaben en tu blog satisfaciendo sus necesidades.

Pónselo fácil al usuario, que éste sea legible, coherente y tenga un tono propio de ti.

Olvídate de tecnicismos que puedan hacer que el usuario acabe abandonando tu página porque no entiende nada.

Y si es necesario un tecnicismo, argumenta qué quiere decir para hacérselo fácil.

Para acabar, para darle la importancia que se merece, establece un objetivo y que se perciba claramente.

Un artículo -> Un objetivo.

Y tú, ¿escribes artículos siguiendo estos pasos? Te leo en comentarios.   

Si este artículo te ha gustado tengo más contenido como este en la newsletter que envío a los suscriptores cada lunes y jueves.

5/5

¿Necesitas digitalizar tu proyecto y no sabes cómo? ¿Tienes una página web pero no has obtenido el resultado esperado?

Si estás buscando a un profesional que realice servicios de Marketing Digital, haz clic en el siguiente botón y cuéntame qué necesitas.

WhatsApp
Threads
LinkedIn
X
Picture of Aitor Pradas
Aitor Pradas

Soy Aitor, diseñador web y consultor de Marketing Digital. Ayudo a emprendedores y PYMES a digitalizar sus proyectos y hacerlos realidad.

Quiero ayudarte a crear una estrategia y la web según tus necesidades. Una web que te identifique y ayude a convertir los usuarios en clientes.

Deja un comentario

Picture of Aitor Pradas
Aitor Pradas

Soy Aitor, diseñador web y consultor de Marketing Digital. Ayudo a emprendedores y PYMES a digitalizar sus proyectos y hacerlos realidad.

Quiero ayudarte a crear una estrategia y la web según tus necesidades. Una web que te identifique y ayude a convertir los usuarios en clientes.

RESERVAR SESIÓN

Si al leer el artículo te han quedado dudas en el aire y tienes preguntas que responder, puedes ponerte en contacto conmigo para reservar una sesión de consultoría.

Contáctame Aitor

DESCARGA LA GUÍA CON LOS

11 ERRORES QUE PUEDE TENER TU PÁGINA WEB